La Comunidad

“Una bonica lliçó de geografia hipànica amb un toc de “13 Rue del Percebe” :p”

LA COMUNIDAD:

Habí­a una vez, un viejo edificio donde viví­an 17 familias, en esa comunidad todos los vecinos ingresaban sus ingresos familiares en una cuenta común, todos no, los Srs. Navarra del í?tico 1ª y los Srs. Euskadi del í?tico 2º, se administraban sus ahorros, y pagaban una cuota a la comunidad.
El edificio estaba viejo, y 25 años antes, los vecinos después de muchas peleas habí­an creado unas normas entre ellos, estableciendo que es lo que podí­an hacer los vecinos por su cuenta y que es lo que decidirí­an entre todos.
Un dí­a los vecinos del Sobre-í?tico, también llamados los Polacos, decidieron reformar la cocina, quitar la bombona de gas, y poner una vitrocerámica, además, decidieron plantear que los ingresos de la famí­lia, se los administrarí­an ellos, y que pagarí­an una cuota a la Comunidad, para los gastos comunes. Los vecinos del centro, liderados por Don Bigote (el señor que 25 años antes se habí­a opuesto a las Normas de la Comunidad y que era allegado familiar del antiguo propietario), se indignaron, les llamaron insolidarios y les dijeron que de reformar la cocina nada, que si todos iban a butano ellos también.
Lo mejor vino después, el hijo mayor de Los Polacos, les dijo a sus padres que lo que debí­an hacer era marcharse a una casa unifamiliar, cuando los vecinos se enteraron, decidieron poner un guardia jurado en la puerta con una porra bien grande, y recordaron a los del sobre-ático que si se iban les zurrarí­an.
Mientras en el piso de abajo, los Srs. Euskadi hací­a dí­as que no se hablaban con Don Bigote, pues también tení­an intención de largarse a otro piso, ya que Don Bigote no les dejaba pintar su piso de amarillo, porqué eso lo debí­a de decidir la Comunidad.
Los Srs. Euskadi tení­an un hijo violento, que de vez en cuando rebentaba los buzones de los vecinos o pegaba al vigilante, porqué no le dejaban marcharse. El padre Euskadi, le dijo al Sr. Bigote que propondrí­a un plan alternativo, que les permitiera pintar el piso sin irse de casa, siempre y cuando la mayorí­a de su familia lo aceptara, a lo que Don Bigote junto con otros vecinos le respondió creando una norma que le prohibí­a hacer preguntas a su familia, bajo amenaza de encerrarlo una temporada en el cuarto de las escobas.
El Sr. Bigote anunció ese mismo año que dejaba de ser presidente de la comunidad, y les dijo a sus vecinos, que si querí­an evitar que los del ático pintaran el piso y los del sobreático reformaran la cocina votaran a su sucesor: Un tal Mariano.

LA COMUNIDAD II:

Sin embargo, en el último periodo de su mandato Don Bigote agujereó la tuberí­a de agua del sobreático y del séptimo, hogar de Don Pilarico, para desviar agua hacia los pisos de Doña Paella y Don Murciano, para que puedan rellenarse su piscina climatizada con yakuzzi.

LA COMUNIDAD III:
Hace unos pocos dias, el hijo mayor de los Sres. Euskadi, ese tan violento y que tanto daba por el culo, invitó al hijo mayor de los del sobreático a tomar un café para hablar. De esto se enteró, por un chivatazo del guardia, Don Bigote y, por él, el resto de vecinos de la Comunidad, que se escandalizaron mucho y dijeron que era una inmoralidad que el hijo mayor de los del sobreático le dirigiera la palabra al hijo mayor de los Euskadi, aunque fuera para convencerlo que no volviera a hacer gamberradas.Don Bigote y el resto de la comunidad estan pensando si encerrar en el cuarto de las escobas al hijo mayor de los del sobreático…