Rebaixa de l’IRPF per a directius de transnacionals i esportistes d’elit

Divendres passat el consell de ministres va aprovar el Reial Decret 687/2005, de 10 de juny, per el qual es modifica el Reglament de l’Impost sobre la Renda de les Persones Fí­siques, aprovat pel Reial Decret 1775/2004, de 30 de juliol, per a regular el règim especial de tributació per l’Impost sobre la Renda de no Residents, i s’eleva el percentatge de despeses de difí­cil justificació dels agricultors i ramaders en estimació directa simplificada.

En aquest decret es redueix el tipus impositiu sore l’IRPF per a no residents d’un 45% a un tipus fixe d’un 25%. Aquest tipus fixe, però, no contempla la posibilitat de reduccions i/o deduccions fiscals.

La finalitat d’aquesta reducció és facilitar la implantació d’empreses estrangeres a Espanya, així­ com afavorir que alts directius i esportistes d’elit fixin la seva residència a l’estat espanyol i no en paradisos fiscals. A més, s’intenta ajustar el tipus impositiu nominal amb el tipus impositiu real.

Un cop més ens trobem davant d’una reforma impositiva clarament regresiva que només beneficia a aquells que més tenen i que continua en la lí­nia errònia de basar la competitivitat espanyola en baixos costos laborals. No n’hi ha prou amb voler competir amb els països de l’Europa de l’est a base de baixos salaris, deduccions en les cotitzacions socials i l’impost de societats sinó que ara volem competir també amb els paradisos fiscals!

Font: BOE 11 de juny 2005
Nota de premsa:

REFERENCIA DEL CONSEJO DE MINISTROS DE 10 de JUNIO de 2005
ECONOMí?A Y HACIENDA

MODIFICADO EL REGLAMENTO DEL IRPF PARA NO RESIDENTES

  • Se regula el régimen especial de tributación con la aplicación con carácter general de un tipo fijo del 25 por 100.
  • Se eleva del 5 por 100 al 10 por 100 el porcentaje deducible en gastos de difí­cil justificación de los agricultores y ganaderos en estimación directa simplificada.

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto por el que se modifica el Reglamento del Impuesto sobre la Renta de las Personas Fí­sicas para, por una parte, regular el régimen especial de tributación del Impuesto sobre la Renta de no Residentes (régimen de impatriados) y, por otra, elevar el porcentaje de gastos de difí­cil justificación de los agricultores y ganaderos en estimación directa simplificada.

El Real Decreto desarrolla reglamentariamente el denominado “régimen de impatriados”, que fue aprobado por el anterior Gobierno a través de la Ley de Medidas Fiscales y Administrativas para el año 2004.

Este régimen especial establece la posibilidad de que las personas fí­sicas que adquieran su residencia fiscal en España, en virtud de un contrato laboral, puedan optar por tributar por el Impuesto sobre la Renta de no Residentes. La finalidad de este régimen especial es facilitar la implantación de empresas extranjeras en España.

Condiciones de aplicación

  • Las personas fí­sicas que adquieran su residencia fiscal en España podrán optar por este régimen cuando cumplan las siguientes condiciones:
  • Que no hayan sido residentes en España durante los diez años anteriores.
  • Que el desplazamiento a territorio español se produzca como consecuencia de un contrato de trabajo.
  • Que los trabajos se realicen efectivamente en España. Se admite la realización de parte de los trabajos en el extranjero, siempre que la retribución correspondiente a los mismos no exceda del 15 por 100 del total y, si trabaja también para otras empresas del grupo, se eleva el porcentaje al 30 por 100.
  • Que dichos trabajos se realicen para una empresa o entidad residente en España o para un establecimiento permanente situado en España.
  • Que los rendimientos del trabajo no estén exentos en el Impuesto sobre la Renta de No Residentes.

Los contribuyentes a los que resulte de aplicación este régimen especial estarán obligados a presentar y suscribir declaración por el IRPF, así­ como a determinar la deuda tributaria correspondiente e ingresarla.

La tributación en el Impuesto sobre la Renta para No Residentes determina que estarán gravadas las rentas í­ntegras mediante la aplicación de un tipo fijo del 25 por 100, sin que se contemple ningún gasto deducible y sin que tengan derecho a la aplicación de prácticamente ninguna deducción ni reducción.

La opción por el régimen debe realizarse en el plazo de seis meses desde el inicio de la actividad. Se aplicará en el perí­odo impositivo en el que se adquiera la residencia fiscal en España y cinco perí­odos impositivos siguientes, sin perjuicio de la posibilidad de que renuncie o resulte excluido por incumplir los requisitos.

Porcentaje de gastos de difí­cil justificación a los agricultores

Por otra parte, se eleva para el año 2005 del 5 por 100 al 10 por 100 el porcentaje aplicable para la cuantificación del conjunto de provisiones deducibles y gastos de difí­cil justificación a efectos de la determinación del rendimiento neto de las actividades agrí­colas y ganaderas en la modalidad simplificada del método de estimación directa.

Esta medida afectará a la totalidad de los agricultores que declaran en la modalidad de estimación directa simplificada.