Cuando fueron a por los crackers…

Cuando fueron a por los crackers de software,
guardé silencio
porque, aunque me aprovechaba de su trabajo,
yo no era una cracker de software.

Cuando fueron a por los trackers de p2p,
guardé silencio
porque, aunque me bajaba su música y pelí­culas,
yo no tení­a ningún tracker de p2p.

Cuando fueron a por los hackers de seguridad,
guardé silencio
porque, aunque sus herramientas defendí­an mis sistemas,
yo no era una hacker de seguridad.

Cuando mi sistema ya estaba indefenso, fueron a por él,
pero entonces no quedaba nadie que supiese qué pasaba
y pudiese protestar.

Inspirado en Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas… de Martin Niemí¶ller

Mercè Molist