P. ¿Cómo influyó en usted la lectura de El capital?

R. De todos los libros que he leí­do en mi vida es, con diferencia, el más importante. No por su ideologí­a, que no comparto, ni por su concepción de la economí­a, que no estoy en condiciones de juzgar. Lo que me influyó de Marx fue el estilo de su pensamiento, un rigor y una severidad completamente despojados de sentimentalismo. Hay algo casi teleológico en Marx: te obliga a rastrear el pensamiento hasta sus bases más hondas, y eso es algo que se te mete en el sistema nervioso. Si se estudia a Marx con atención se aprende a pensar con mayor claridad y creatividad.

Norman Mailer – El Paí­s 23/04/2003