“La internacionalización de la producción que, en el régimen capitalista toma necesariamente la forma de una concentración y de una centralización internacionales del capital cada vez más avanzadas, contrarresta cada vez más los intentos de los estados imperalistas “nacionales” de aplicar con éxito una polí­tica anticí­clica cuyo alcance sigue limitándose, en lo social, a las fronteras nacionales.”

— Ernst mandel – “La crisis 1974-1980” (p. 14)