En estos momentos no se me ocurre una polí­tica más popular que fusilar a los banqueros y nacionalizar los bancos. Puede incluso permitirle a Brown ganar unas elecciones. Bien pensado, hasta podrí­a sacarnos a todos de este follón

Philip Stephens (Financial Times)