Vivimos la paradoja de una sociedad de trabajadores sin trabajo donde la diversion, el consumo, las distracciones no hacen sino acentuar todavia la carencia de aquello de lo que nos deberian distraer.

La insurrección que viene