Ilurion 03/05/2014 – El crack del 29

Las circunstancias que inducen a los episodios recurrentes de demencia financiera no han cambiado de ninguna manera realmente operativa desde la tulipanmaní­a de 1636-1637. Individuos e instituciones son cautivados por la satisfacción maravillosa de acrecentar la riqueza. La ilusión asociada a la anterior, y que consiste en atribuirse perspicacia, se ve alentada por las varias veces señalada impresión pública de que la inteligencia, propia y ajena, corre parejas con la posesión de dinero. De esta creencia así­ infundida deriva la acción: acumulación de valores inmobiliarios y mobiliarios o, en fechas recientes, de obras de arte. El movimiento alcista confirma el sentimiento de agudeza personal y de grupo. Y así­ hasta el momento de la decepción masiva y del hundimiento. Este último, como ya habrá quedado suficientemente claro, nunca se presenta de manera paulatina. Va acompañado siempre de un desesperado esfuerzo por escapar, infructuoso en la mayorí­a de los casos.

J.K. Galbraith – Breve historia de la euforia financiera (p. 116)

Ilurion 03/05/2014 – El crack del 29 (IVOOX) Ilurion 19/05/2014 – El crack del 29 – 2a part (IVOOX)

Galbraith, a part del llibre Breve historia de la euforia financiera té un altre llibre, tambè molt breu i molt recomanable (de fet Galbraith és potser dels economistes més amens de llegir que recordo) anomenat El crash de 1929. El llibre és de 1954 (25 anys després del crack) però en la introducció d’una reedició del seu llibre als anys 90 Galbraith diu:

Cada vez que la obra estaba a punto de ser descatalogada y desaparecer de las librerías, un nuevo episodio especulativo (…) estimulaba el interés por la historia de aquel gran caso contemporáneo de prosperidad y súbito desplome del mercado de valores, que condujo a una implacable depresión.

Què és la borsa?

La borsa no és més que un mercat on es compren i venen valors mobiliaris. Els actius mobiliaris no són altra cosa que actius que han estat titularitzats, és a dir, convertits en títols financers. Els més coneguts són les accions, obligacions o els derivats. La principal funció de la borsa és oferir una estructura operativa a les operacions financeres, registrant i supervisant els moviments efectuats pels demandants i oferents de valors mobiliaris.

La borsa és un mercat on les empreses que necessiten capital poden anar-hi, emetre accions i vendre-les. Ara bé, quan parlem de les accions que es compren i venen a la borsa estem parlant un mercat de segona ma per entendre’ns ja que la compra i venda d’aquestes accions no afecta gens a l’empresa. De fet l’empresa sovint ni s’assabenta de qui són els nous propietaris de les accions. Això fa que es parli de que existeix una separació entre l’economia real i l’economia financera i que, en teoria, allò que afecta a l’economia financera no hauria d’afectar a l’economia real. En realitat el que succeeix a l’economia financera afecta també a l’economia real com el crack borsari de 1929 o la més recent crisi de 2007 ens mostren.

Dels feliços anys 20 a la Gran Depressió

Els anys anteriors a la crisi de 1929, els coneguts com els feliços anys 20 s’experimentà una bombolla financera sense precedents als EEUU, alentada per factors com ara el final de la 1GM, l’emergència dels EEUU com a potència, el progrés científic i tècnic que semblava que no tenia límits… Cal pensar que moltes de les innovacions científiques comencen a trobar un ús domèstic i industrial. Per exemple, en aquest moment es comença a massificar la indústria de l’automòbil, es comença a aplicar el tractor i la maquinaria agrícola a la producció agrícola, es comencen a comercialitzar els primers electrodomèstics, etc. Aquesta etapa de prosperitat propicià un important augment dels beneficis empresarials.

Aquest fou un terreny adobat per a l’especulació. Val la pena mencionar el cas de la bombolla immobiliària a Florida i un nom, el de Carlo Ponzi, que ha passat a la història per donar nom a les estafes de tipus piramidal arrel de les seves operacions de compraventa de terrenys a Florida. Aquesta eufòria també es contagià a la borsa, en la qual es succeïen els màxims històrics. En aquell moment es popularitzaren les operacions a terminis amb fiança, així que un inversor podia demanar un crèdit per tal de comprar accions deixant aquestes mateixes accions com a garantia del préstec. Els préstecs tenien un tipus d’interès entre el 5% i el 12%, molt inferior als guanys que s’obtenien en borsa en aquells moments. Això feu que molts compradors acudissin a comprar accions mitjançant préstecs però tambè que capitals d’arreu del mon comencessin a fluir cap a Wall Street per tal de finançar aquesta demanda de crèdit. Malgrat això tampoc hem de pensar que tota la població es dedicava a invertir en borsa. En paraules de Galbraith:

(…) Existe más peligro de exagerar el interés popular por el mercado que de infravalorarlo. El tópico de que en 1929 todo el mundo “jugaba a la Bolsa” no es ni mucho menos literalmente verdad. (…) La compra de valores a plazo y con fianza era en todo caso un hecho tan alejado de la vida real de la masa de la población como el Casino de Monte Carlo. (…) Lo sorprendente de la especulación bursátil de 1929 no fue precisamente la masa de participantes, sino más bien el modo como aquélla se convirtió en el centro de la cultura del país.

Durant tot aquest període es durà a terme un enorme moviment de concentració empresarial, de formació de holdings i trusts. Per tal de finançar aquest operacions s’emetien noves accions que eren comprades ràpidament però aquestes noves empreses no eren altra cosa que carteres d’accions, que no modificaven les empreses existents, però saciaven la sed d’accions que tenia la borsa.

Paralelamente a la aparición de los holdings, se produjo la expansión de los trusts de inversión mobiliaria, compañías que poseían carteras de valores pero no suponían la creación de nuevas empresas o la modificación de empresas existentes. Los trusts tenían una gestión profesionalizada y diversificaban los valores de sus carteras entre múltiples empresas y sectores económicos, lo que permitía reducir el riesgo de las inversiones. De este modo, se convirtieron, al módico precio de una comisión de gestión, en el vehículo ideal para los especuladores. Cuesta realmente imaginar un invento más apropiado para su tiempo o mejor diseñado para eliminar la ansiedad ante una posible escasez de las acciones ordinarias. (…) Muchos de los primeros trusts eran verdaderos trusts en su sentido propio, de agencias de administración y tutela. Los promotores, por lo menos, se sometían de buena gana a un riguroso código de reglas respecto a la naturaleza de los títulos que valía la pena comprar, así como al modo de obtenerlos y administrarlos. Mas, conforme iban avanzando los años veinte, tales refinamientos desaparecieron.

A la tardor de 1929 comencen a notar-se senyals que l’economia nord-americana no és tan sòlida com sembla. Ràpidament veus destacades començaren a negar la crisi.

El encantamiento preventivo exigía que todas –o tantas como fuera posible– las personas importantes repitiesen con toda la convicción de que fuesen capaces que una catástrofe semejante no ocurriría. Y esto fue lo que hicieron. (…) Ninguno de los que así hablaban estaba seguro de que las cosas se desarrollarían como decían. Pero en tanto que instrumento de política económica, el encantamiento no permite la menor duda ni el más sutil escrúpulo.

A partir d’aquell moment comença un període d’inestabilitat alternant períodes de caiguda i pujada de les borses. Un element clau en aquelles jornades era el retràs del ticker (el ticker era una cinta telegràfica que informava dels valors borsaris). Actualment les borses estan informatitzades i al moment es processen les transaccions i coneixen els nous preus i els valors de tancament. Quan les negociacions eren de viva veu i manuals hi havia un cert retràs en el registre de tota aquesta informació. Quan la borsa pujada, simplement un coneixia els seus guanys després del tancament de la borsa. En dies de caiguda això podia traduir-se en fortes pèrdues. En paraules de Galbraith:

(…) Muchas personas descubrieron entonces por primera vez que podían arruinarse totalmente, y para siempre, sin enterarse siquiera.

24 d’octubre “Dijous negre”

(…) A las once en punto de la mañana el mercado había degenerado en un desenfrenado y disparatado tumulto de vendedores. En el interior de las salas con indicadores instaladas por todo el país, el ticker informaba a los aterrorizados y apiñados espectadores de que se estaba produciendo un espantoso colapso (…) Un obrero apareció en lo alto de un rascacielos para hacer algunas reparaciones, pero la multitud supuso que se trataba de un suicidio y esperó impaciente a que se decidiera a saltar (…) Los títulos se vendían ya por nada. Las Bolsas de Chicago y Buffalo habían cerrado. Comenzaba a desarrollarse una ola de suicidios; once especuladores de reconocida fama se habían dado muerte hasta entonces. (...)

A les dotze es reuniren els sis principals banquers de Nova York i decidiren fer el necessari per a sostenir el mercat (s’estima que van aportar entre 20 i 30 milions de dòlars) així com tranquil·litzar els inversores. Les mesures tingueren èxit i, de fet, les pèrdues foren inferiors a les del dia anterior.

El dilluns següent, en veure que la dinàmica venedora s’havia no era passatgera, en una nova reunió dels mateixos banquers que s’havien reunit el dijous per salvar el mercat van renunciar a mantenir els preus amb noves aportacions de recursos.

A partir d’aquí, en paraules de Galbraith:

El único consuelo al especulador, en adelante, era arruinarse de una manera ordenada y decorosa.

El dimarts 29 d’octubre fou el Dimarts Negre, la jornada més tràgica de la història de les borses mundials. Es van vendre 16,4 milions d’accions. Si hagués seguit el ritme de la primera mitja hora al final del sia s’haguésin venut 33 milions de títols, i això que molts títols simplement no trobaven comprador. Alguns trusts van perdre fins a un 50% del seu valor!

A partir d’aquí es succeïren les jornades de pèrdues a les borses pràcticament sense interrupció. A principis de 1930 les borses es recuperaren lleument però desprès començà un lent declivi fins al al 8 de juliol de 1932 aquell dia es negociaren a Wall Street només 720.000 títols. Havíem entrat ja de ple en la Gran Depressió.

El crac del 1929 vist des de casa nostra

Us he portat uns quants articles de La Vanguardia de la setmana del 26 al 30 d’octubre de 1929 que em sembla que són força representatius. De totes maneres cal tenir en compte que les noticies de portada eren aquells dies eren per a l’exposició universal i per a la visita d’una infanta a Barcelona, Fins i tot a la secció d’internacional el tema estrella d’aquella setmana era una crisi ministerial que tenia lloc a França.

Oscilaciones bursátiles (Exclusivo de «La Vanguardia») NuevaYork,24 (por cable)

La bolsa ha abierto hoy su sesión con tendencia a la baja. Se han realizado operaciones, sin embargo, con bastante actividad. Lotes dé 5.000 a 20.000 acciones han sido vendidas con pérdidas que oscilan de uno a cinco puntos. Han sido batidos varios records de transacción. Un lote de 150.000 acciones, de la compañía de los servicios públicos de la ciudad ha sido vendido, a una sola mano. Su valor representa 8.363.500 dólares, al tipo de 55 3/4, con una depreciación de 3 1/4 enteros, lo cual representa una pérdida dé 5.500.000 dólares. El público se ha congregado en las oficinas de los corredores, en donde se han advertido escenas de verdadera desesperación por los tenedores de papel depreciado. No se recuerda estado semejante en la bolsa de la ciudad. Esta especulación tan funesta lleva a la consideración de que es conveniente suspender por tiempo indefinido las operaciones en Bolsa. —United Press.

Continuarán las operaciones (Exclusivo de «La Vanguardia») NuevaYork,24 (por cable)

En la reunión del comité de Bolsa se ha adoptado como medida que por ahora continúen realizándose las transacciones. A consecuencia de esta decisión se han continuado las operaciones inspiradas en el sentido de confianza. Recientemente el trigo tuvo un descenso de cinco céntimos por bushel en Chicago y de 14 céntimos en Winnipeg. El algodón, el caucho y el café también han sentido los efectos de la baja. —United Press

La especulación neoyorquina La catástrofe reviste gravedad (Exclusivo de «La Vanguardia») NuevaYork,25 (por cable)

Se ha dispuesto que numerosa policía extraordinaria vigile hoy los alrededores de Wall Street, a fin de prevenir posibles tumultos, como continúen las bruscas fluctuaciones. Se tendrán dispuestos los autos blindados en la estación policíaca de «Old Split». Ayer las contrataciones fueron extraordinarias. Se vendieron bonos por valor de 24 millones y medio. El miércoles la venta había sido de 16 millones. A pesar de las instalaciones de indicadores que se dispusieron en 1928, estos aparatos son ya insuficientes. Después de las contrataciones y cerrada la bolsa continuaron funcionando cuatro horas. Entre los bolsistas y los compradores seprodujo gran alboroto "y pánico, pues pretendieron asaltar las oficinas para averiguar los resultados que les interesaban. Algunas fortunas se desvanecen a los ojosde todos. Los funcionarios trabajan toda la noche y aún así se ven abrumados de trabajo. Se dice que George Baker, presidente del primer Banco Nacional, del que posee 22.000 acciones, ha perdido once millones de dólares en los primeros valores nacionales.— United Press.

Las especulaciones de la Bolsa de Nueva York (Exclusivo de «La Vanguardia») Londres,25 (por cable)

La United Press ha celebrado una interviú con el conocido economista, y financiero internacional, Sir George Paih acerca de la situación del mercado de valores norteamericano. Este señor ha dicho que el actual desbarajuste era previsto por los mismos peritos norteamericanos, pues veían el excesivo agio que se venía practicando. De todas maneras, este hecho circunstancial no afecta en el fondo a la firme situaciónde los valores, que sufren tan bruscos cambios a causa del exceso de especulaciones. Ello es, de todos modos síntoma de la crisis económica por que atraviesa el mundo entero. Nunca se había sufrido un desequilibrio tan grande. Es que la política mundial sigue corrientes que no llevan el mismo curso de las posibilidades económicas de los pueblos. Estamos pagando todo lo que se pide. Estamos respondiendo con nuestro esfuerzo a los pasados y enormes errores políticos y tendremos que reajustar los principios y aspiraciones políticos a las posibilidades económicas. Todos los arreglos de armonización entre las finanzas y la política han de rectificarse si se quiere que los pueblos puedan responder a sus obligaciones. Al preguntársele si se refería a que se debe acaso cancelar toda deuda de guerra, Paih ha declarado que las deudas de guerra son una parte poco importante al lado de las proporciones de la crisis, y que aquella no tiene sino una importancia secundaria. La desorganización económica del mundo tiene un carácter mucho más vasto. — United Press.

Un artículo sobre la situación financiera (Exclusivo de «La Vanguardia») NuevaYork,25 (por cable)

El "Journal Comerce" disiente radicalmente y en sentido humorista de la opinión de las grandes directivas financieras a propósito de la gran conmoción financiera del mercado bursátil. Dice el articulista que llegará un momento en que no será menester más qué un poco de optimismo. Añade que hallándose hoy día los Estados Unidos en unas condiciones económicas superiores a las de todos los demás países, no hay motivo para temer los trastornos bursátiles. Afirma que el remedio a la situación estriba en cortar por lo sano la especulación desenfrenada, la emisión de valoree poco sólidos y la limitación de emisiones de empréstito para fines de especulación. — United Press.

El apoyo a la alta banca (Exclusivo de «La Vanguardia») NuevaYork,25 (por cable)

Un grupo numeroso de banqueros ha acudido con su prestigio a salvar en parte la catástrofe que se ha presentado en la Bolsa. Poco después de conocerse su decisión, se ha notado alguna reacción en los valores más afectados. —United Press.

La Bolsa empieza a reaccionar (Exclusivo de «La Vanguardia») NuevaYork,26 (por cable)

La sesión de bolsa de hoy se ha caracterizado por una tendencia hacia mayor firmeza y reacción en todos los valores. Las pérdidas que hoy se han registrado son de relativa importancia. Las corrientes de venta han forzado los precios algo y el mercado de valores ha cerrado de cuatro a ocho puntos más bajo que en la sesión precedente. —United Press.

Banqueros aprovechados Nueva York,26

Un poderoso grupo de banqueros ha adquirido importantes stoks de diferentes artículos, especialmente acero, durante la mínima cotización registrada en Bolsa en un momento de pánico. Durante los momentos de pánico un grupo de banqueros publicó un manifiesto a fin de evitar que el pánico aumentara. — Fabra.

Se recrudece el pánico bursátil (Exclusivo de «La Vanguardia») Londres,29 (por cable)

En la Bolsa se ha registrado el lunes uno de los momentos más difíciles que registra la historia bursátil del país. Algunos valores llegaron a caer hasta 60 puntos por debajo de la cotización del sábado pasado, por lo que se estima que las pérdidas lleguen a diez mil millones de dólares. Los más importantes banqueros trataron de sostener la situación, pero pronto vieron que eran inútiles sus esfuerzos y han abandonado sus buenos propósitos. Se ha hecho un giro de negocio a fin de la sesión de 9.212.800 dólares, que es el segundo que se recuerda por su importancia. Diez de los principales Valores han perdido 1.454 millones de dólares. Los valores industriales registran un desnivel promedial de 38,33 puntos. Seis de las más importantes instituciones de crédito de Nueva York han enviado sus delegados al despacho del banquero Morgan para tratar de poner remedio con su poderoso crédito al desastre que continúa todavía, movilizando un plan general de alta finanza. La opinión general se inclina a creer que la alta banca prestará mañana un apoyo decidido, que logrará imponer la serenidad y detener el curso descendente de los valores. Con motivo dé estos hechos se recuerda que en la actualidad hay largas sumas en los Estados Unidos que se han empleado en la especulación y en importantes compañías habían colocado fuertes sumas que de momento no tenían colocación en el negocio, en la compra de valores que estimaban de crédito. Hoy ha abierto la sesión la bolsa, realizando importantes operaciones, contando al principio con el apoyo de la alta basca. Durante los quince primeros minutos el movimiento ha sido arrollador, ofreciéndose acciones, en lotes de 1.000 a 30.000, con pérdidas que oscilan de uno a diez puntos. — United Press.

Fonts

Annex

Per acabar us he portat una altra anectoda de Grouxo Marx que recull en la seva autobiografia i que ilustra molt bè la situació de l’època

Molt aviat un negoci molt més atractiu que el teatral va atreure la meva atenció, i la del país. Era un assumptet anomenat mercat de valors. El vaig conèixer per primera vegada cap a 1926. Va constituir una sorpresa agradable descobrir que era un negociant molt astut. O almenys això semblava, perquè tot el que comprava augmentava el seu valor.

No tenia assessor financer. Qui el necessitava? Podies tancar els ulls, posar el dit en qualsevol punt de l’enorme tauler mural, i l’acció que acabaves de comprar començava immediatament a pujar. Mai no vaig obtenir beneficis. Semblava absurd vendre una acció a trenta quan se sabia que abans de l’any doblaria o triplicaria el seu valor.
El meu sou setmanal a Cocoteros era d’uns dos mil, però això era candeleta en comparació amb la pasta que guanyava teòricament a Wall Street…

Vaig pujar a un ascensor de l’Hotel Copley Plaza a Boston. L’ascensorista em va reconèixer i va dir:

- Fa una estoneta han arribat dos individus, senyor Marx, sap? Peixos grossos de veritat. Vestien americanes creuades i portaven clavells a la solapa. Parlaven del mercat de valors i, cregui’m amic, tenien aspecte de saber el que deien… Vaig sentir que un dels individus li deia a l’altre: “Posa tots els diners que puguis obtenir en la United Corporation”.

El dimecres al vespre, a Broadway, Chico va trobar-se amb un habitual de Wall Street, el qual li va dir en veu baixa:

- Chico, ara vinc de Wall Street i allà no es parla d’una altra cosa que del Coure Anaconda. Es ven a 138 dòlars l’acció i es rumoreja que arribarà fins els cinc-cents. Compra-les abans que sigui massa tard! Ho sé de molt bona tinta…

El mercat va continuar pujant i pujant… Fins aleshores jo no havia imaginat que es pogués ser ric sense treballar…

El més sorprenent del mercat era que ningú no es venia ni una sola acció. La gent comprava sense parar. Un dia, amb certa timidesa, vaig parlar amb el meu agent, en Great Neck, sobre aquest fenomen especulatiu.

- No se gran cosa sobre Wall Street –vaig començar a dir en són de disculpa– però, què és el que fa que aquestes accions continuïn pujant? No hi hauria d’haver alguna relació entre els guanys d’una companyia, els seus dividends i el preu de venda de les seves accions?

Per damunt del meu cap va mirar una nova víctima que acabava d’entrar en el seu despatx i va dir:

- Senyor Marx, encara té molt per aprendre sobre el mercat de valors.