Ilurion 02/05/2015 – El moviment LGTBI: de l’Stonewall Inn al capitalisme rosa

Ivoox

El 28 de juny de 1969, la policia va fer una batuda al bar d’ambient Stonewall Inn, al barri novaiorquès de Greenwich Village. La clientela (gais, lesbianes, trans, travestis…) estava acostumada a aquests registres, però, aquella nit, va dir prou i es va rebel·lar enfrontant-se als cossos policials contra aquella discriminació.
Continua la lectura de Ilurion 02/05/2015 – El moviment LGTBI: de l’Stonewall Inn al capitalisme rosa

Ilurion 25/04/2015 – El 68 soviètic

Ir a descargar

1968 ha passat a la història com un any de protestes i revoltes. En certa manera podriem dir que com a mínim en l’edad moderna, periòdicmanet es produeixen onades de moviments de de revoltes i revolucions. 1820, 1848, 1868, 1905, 1917, 1930, 1968, 1992, 1997 i potser el darrer 2011… En passades temporades vam parlar extensament d’aquestes onades de revoltes i animem als nostres oients que recuperin els podcasts d’Ilurion.

1968 fou una d’aquestes onades. No és que les revoltes es cenyíssin només a l’any 1968, però si que 1968 fou un any central. De fet 1967 es coneix als EEUU com el Long hot summer of 1967 amb més de 150 episodisde revoltes en nombroses. Per altra banda en altres països l’onada arribaà una mica més tard. Per exemple a Colòmbia el 1971 fou el punt més àlgit de protestes estudiantils.

1968, fou per exemple un any clau en el moviment contra la Guerra del Vietnam als EEUU i a la resta del món, però d’aquestes ja en vam parlar en els dos programes que vam dedicar a la Guerra del Vietnam.

Aquesta és la segona part de la secció i si el programa passat vam parlar del maig del 68 al costat capitalista del mon avui farem el mateix al costat socialista del món.

Continua la lectura de Ilurion 25/04/2015 – El 68 soviètic

Ilurion 18/04/2015 – El maig del 68 més enllà de França

Ivoox

1968 ha passat a la història com un any de protestes i revoltes. En certa manera podriem dir que com a mínim en l’edad moderna, periòdicmanet es produeixen onades de moviments de de revoltes i revolucions. 1820, 1848, 1868, 1905, 1917, 1930, 1968, 1992, 1997 i potser el darrer 2011… En passades temporades vam parlar extensament d’aquestes onades de revoltes i animem als nostres oients que recuperin els podcasts d’Ilurion.

1968 fou una d’aquestes onades. No és que les revoltes es cenyíssin només a l’any 1968, però si que 1968 fou un any central. De fet 1967 es coneix als EEUU com el Long hot summer of 1967 amb més de 150 episodisde revoltes en nombroses. Per altra banda en altres països l’onada arribaà una mica més tard. Per exemple a Colòmbia el 1971 fou el punt més àlgit de protestes estudiantils.

1968, fou per exemple un any clau en el moviment contra la Guerra del Vietnam als EEUU i a la resta del món, però d’aquestes ja en vam parlar en els dos programes que vam dedicar a la Guerra del Vietnam.

A més, dividrem la secció en dues parts. Una avui i una el proper programa. Així avui ens dedicarem a parlar de 1968 al costat capitalista del món i el proper programa farem el mateix al costat socialista del món.

Continua la lectura de Ilurion 18/04/2015 – El maig del 68 més enllà de França

Ilurion 28/03/2015 – La Xina de Mao

Ivoox

El maoisme és una variant del marxisme-leninisme desenvolupada a partir del pensament i ensenyaments de Mao Zedong, dirigent de la Xina i del Partit Comunista Xinès a partir de 1959.

Val a dir que el Partit Comunista Xinès no utilitzà mai el terme maoisme, sinó Pensament de Mao Zedong. Es fora de la Xina on molts grups “maoistes” s’han declarat “marxistes-leninistes”; d’altres, s’han declarat “marxistes-leninistes-maoistes”, o simplement “maoistes”. Els partits que es declaraven maoistes o seguidors de les tesis de Mao van ser nombrosos als anys 60 i 70, però avui en queden pocs. Els més notables són el Partit Comunista del Nepal (maoista), el Partit Comunista del Perú-Sendero Luminoso, i el Nou Exèrcit del Poble a les Filipines.

Continua la lectura de Ilurion 28/03/2015 – La Xina de Mao

Ilurion 21/03/2015 – La Xina de Deng Xiaoping

Ivoox

No sería de extrañar que los historiadores del futuro vieran los años comprendidos entre 1978 y 1980 como un punto de inflexión revolucionario en la historia social y económica del mundo. En 1978 Deng Xiaoping emprendió los primeros pasos decisivos hacia la liberalización de una economía comunista en un país que integra la quinta parte de la población mundial. En el plazo de dos décadas, el camino trazado por Deng iba a transformar China, un área cerrada y atrasada del mundo, en un centro de dinamismo capitalista abierto con una tasa de crecimiento sostenido sin precedentes en la historia de la humanidad.
(…)
Deng era testigo del vertiginoso aumento de riqueza y de influencia experimentado por Japón, Taiwán, Hong Kong, Singapore y Corea del Sur, y para salvaguardar y promover los intereses del Estado chino, resolvió movilizar un socialismo de mercado en lugar de la planificación central.

Què és el neoliberalisme?

El neoliberalismo es, ante todo, una teoría de prácticas político-económicas que afirma que la mejor manera de promover el bienestar del ser humano, consiste en no restringir el libre desarrollo de las capacidades y de las libertades empresariales del individuo, dentro de un marco institucional caracterizado por derechos de propiedad privada, fuertes mercados libres y libertad de comercio. El papel del Estado es crear y preservar el marco institucional apropiado para el desarrollo de estas prácticas. Por ejemplo, tiene que garantizar la calidad y la integridad del dinero. Igualmente, debe disponer las funciones y estructuras militares, defensivas, policiales y legales que son necesarias para asegurar los derechos de propiedad privada y garantizar, en caso necesario mediante el uso de la fuerza, el correcto funcionamiento de los mercados. Por otro lado, en aquellas áreas en las que no existe mercado (como la tierra, el agua, la educación, la atención sanitaria, la seguridad social o la contaminación medioambiental), éste debe ser creado, cuando sea necesario, mediante la acción estatal. Pero el Estado no debe aventurarse más allá de lo que prescriban estas tareas. La intervención estatal en los mercados (una vez creados) debe ser mínima porque, de acuerdo con esta teoría, el Estado no puede en modo alguno obtener la información necesaria para anticiparse a las señales del mercado (los precios) y porque es inevitable que poderosos grupos de interés distorsionen y condicionen estas intervenciones estatales (en particular en los sistemas democráticos) atendiendo a su propio beneficio.

Neoliberalismo «con características chinas»

En diciembre de 1978, enfrentados al doble obstáculo de la incertidumbre política abierta tras la muerte de Mao –que se había producido en 1976– y de varios años de estancamiento económico, los líderes chinos encabezados por Deng Xiaoping anunciaron un programa de reforma económica. Tal vez nunca sepamos con certeza si Deng fue siempre un «seguidor del camino capitalista» –como Mao había afirmado durante la Revolución Cultural– o bien si las reformas no eran otra cosa que un movimiento desesperado para garantizar la seguridad económica de China y afianzar su prestigio frente al progresivo auge del desarrollo capitalista en el resto del este y del sureste de Asia. Las reformas sencillamente coincidieron -y es muy difícil considerar este hecho como algo distinto a un accidente coyuntural de relevancia histórico mundial con el giro hacia las soluciones neoliberales en Gran Bretaña y en Estados Unidos. En China, el resultado ha sido la construcción de un tipo particular de economía de mercado que incorpora de manera progresiva elementos del neoliberalismo imbricados con un control autoritario y centralizado. La compatibilidad entre el autoritarismo y el mercado capitalista ya se había establecido de manera clara en otros lugares, como Chile, Corea del Sur, Taiwán y Singapur.

Aunque no se abandonaba el igualitarismo como objetivo de China a largo plazo, Deng argumentó que había que retirar las restricciones a la iniciativa individual y local en aras a incrementar la productividad y activar el crecimiento económico. El corolario de esta medida, el hecho inevitable de que emergieran ciertos niveles de desigualdad, fue perfectamente comprendido como algo que habría que tolerar. Deng se concentró en «cuatro modernizaciones», la de la agricultura, la de la industria, la de la educación y la de la ciencia y la defensa. Las reformas estaban estudiadas para lograr que las fuerzas del mercado se impusieran internamente en la economía china. La idea consistía en estimular la competencia entre las empresas de propiedad estatal y que ésto, se esperaba, disparara la innovación y el crecimiento. Se introdujo el sistema de mercado para la fijación de precios pero, probablemente, ésto tuvo mucha menos relevancia que el acelerado traspaso de poder político y económico a las diversas regiones y a las entidades locales. Esta última medida se reveló particularmente astuta. De este modo, se evitaba la confrontación con los centros de poder tradicionales establecidos en Pekín y las iniciativas locales podían ser pioneras en abrir el camino hacia el nuevo orden social. Las innovaciones que no funcionaran podían simplemente ser ignoradas. Para complementar este esfuerzo, también se abrió el país al comercio exterior y a la inversión extranjera, si bien bajo una estricta supervisión estatal, poniendo fin al asilamiento de China respeto al mercado mundial. En un principio, la experimentación se limitaba principalmente a la provincia de Guangdong, cercana a Hong Kong y convenientemente lejos de Pekín. Uno de los fines de esta apertura al exterior era obtener transferencias de tecnología (lo que explica el énfasis en las empresas conjuntas entre capital extranjero y socios chinos). El otro era conseguir suficientes reservas exteriores para aprovisionarse de los medios necesarios para apoyar una dinámica interna de crecimiento económico más fuerte165. Estas reformas no habrían adquirido la relevancia que ahora les concedemos, ni la subsiguiente extraordinaria evolución económica de China habría tomado el camino ni registrado los avances que protagonizó, si en el mundo capitalista avanzado no se hubieran producido cambios paralelos de indudable importancia y en apariencia no relacionados con los anteriores en cuanto al modo de funcionamiento del mercado mundial. El impulso que cobraron las políticas neoliberales en el comercio internacional durante la década de 1980, abrió el mundo entero a las fuerzas transformadoras del mercado y de las finanzas. De este modo, se abrió un espacio para la apoteósica entrada e incorporación de China en el mercado mundial de maneras que no hubieran sido posibles bajo el sistema de Bretton Woods. La espectacular emergencia de China como una potencia económica global después de 1980, fue en parte una consecuencia imprevista del giro neoliberal en el mundo capitalista avanzado.

Transformaciones internas

Este planteamiento no supone en absoluto disminuir la relevancia de la tortuosa senda del movimiento de reformas internas habido dentro de la propia China. Lo que los chinos tuvieron que aprender (y en cierta medida todavía están aprendiendo), entre otras cosas, fue que el mercado poco puede hacer para transformar una economía si no se produce una transformación paralela en las relaciones de clase, en el régimen de propiedad privada y en todos los demás pactos institucionales que de manera característica asientan la prosperidad de una economía capitalista. La evolución a lo largo de este camino fue, por un lado, intermitente y, por otro, estuvo marcada de manera frecuente por tensiones y crisis de las que ciertamente no estuvieron ausentes los impulsos y también las amenazas del exterior. El hecho de si todo obedeció a una planificación consciente aunque adaptativa («tantear las piedras mientras se cruza el río», como Deng describió este proceso) o fue el desenlace, a espaldas de los políticos del partido, de una lógica inexorable derivada de las premisas iniciales de las reformas de mercado introducidas por Deng, será sin duda objeto de un largo debate166.

Lo que puede decirse con precisión es que China, al no tomar la senda de una «terapia de choque» de privatización instantánea como la que posteriormente le endosaron a Rusia y a los países centroeuropeos el FMI, el BM y el «Consenso de Washington» en la década de 1990, se las arregló para esquivar los desastres económicos que asolaron aquellos países. Al tomar su propio y peculiar camino hacia el «socialismo con características chinas», o como algunos ahora prefieren denominarlo, hacia «la privatización con características chinas», consiguió construir un modelo de economía de mercado manipulada por el Estado que proporcionó un espectacular crecimiento económico (arrojando una tasa media de crecimiento cercana al 10 % anual) y que ha aumentado de manera progresiva el nivel de vida de una significativa porción de la población durante más de 20 años167. Pero las reformas también conllevaron degradación medioambiental, desigualdad social y eventualmente algo que de manera incómoda se parece a la reconstitución del poder de clase capitalista.

Un envejecido Deng, se declaraba muy satisfecho tras comprobar con sus propios ojos el efecto que había tenido en el desarrollo económico la apertura al exterior después de una gira que realizó con este propósito por el sur del país en 1992. «Enriquecerse es glorioso» manifestó, añadiendo: «¿Qué importa que el gato sea pelirrojo o sea negro mientras cace ratones?» China se abrió en su totalidad a las fuerzas del mercado y del capital extranjero, aunque todavía bajo el ojo vigilante del partido. En las áreas urbanas se estimuló una democracia de consumo como una medida para atajar el descontento social. El crecimiento económico basado en el mercado se aceleró entonces de maneras que en ocasiones parecían estar más allá del control de partido.

Font: David Harvey – Breve historia del neoliberalismo

Ilurion 28/02/2015 – La revolució iraniana. Islam i revolució

Ivoox

Tradicionalment el socialisme ha estat anti-religiós i ha promogut l’ateisme de l’estat. Això ha fet que molts musulmans defugin del socialisme. Malgrat això, l’afinitat entre el socialisme i l’Islam en els ideals de justícia social ha fet que, des dels anys 1940s, alguns musulmans comencin a desenvolupar una síntesi entre el marxisme i l’Islam.

Els marxistes islàmics creuen que l’Islam compleix les necessitats de la societat i pot guiar els canvis socials que el marxisme cerca assolir. Els marxismes islàmics donen poca importància a la visió marxista sobre el materialisme i la religió.

Un dels marxistes islàmics més destacats fou precisament Ali Shariati. Shariati, sociòleg i militant polític iranià, considerat un dels ideòlegs de la Revolució iraniana de 1979, és conegut sobre tot pels seus treballs en l’àmbit de la sociologia de la religió.

Val a dir que va estudiar a França, on es va afiliar al Front Nacional d’Alliberament d’Algèria i va conèixer Franz Fanon i la seva obra “Pell negra, màscares blanques” que el va influir enormement. Continua la lectura de Ilurion 28/02/2015 – La revolució iraniana. Islam i revolució

Ilurion 21/02/2015 – La creació de l’Estat d’Israel. Els Quibuts: socialisme i sionisme

Ivoox/a>

Els Quibuts: socialisme i sionisme

Quibuts és una paraula hebrea que significa reunir” o “alhora”. D’aquí ha pres nom una forma de comunitat col·lectiva israeliana que pretenia combinar el socialisme i el sionisme en una forma de sionisme laborista.

Els quibuts van aparèixer en un temps en què les granges independents eren impracticables i es feia necessària una col·laboració en comunitat. Com un experiment social utòpic que va ser, van captar l’atenció internacional. Avui dia no són excessivament diferents de les empreses capitalistes o de les poblacions de què es pretenia formar una alternativa.

Continua la lectura de Ilurion 21/02/2015 – La creació de l’Estat d’Israel. Els Quibuts: socialisme i sionisme

Ilurion 14/02/2015 – La guerra freda: la revolució cubana

Ivoox

La Revolución Cubana triomfa l’ 1 de gener de 1959, però Moscú hi prestà poca atenció. Estaven regignatsal domini nord-americà sobre l’hemisfèri occidental i poc comptaven amb la possibilitat de tenir un aliat a la regió. De fet, segons el testimoni posterior de Sergei Jrushcov, ni el Comité Central del Partit Comunista soviètic ni el KGB tenien idea de qui era Castro o què perseguia. Nikita Jrushchov consultà als comunistes cubans que li van dir que Castro era un representant de la “petita burguesia” i que treballava per a la CIA.

No serà fins al 1960 després del fracàs del viatge de Castro a Washington, en el qual Eisenhower ni tan sols es va reunir amb ell, quan la URSS enviarà un primer delegat.

El fill d’aquest primer delegat soviètic, Anastás Mikoyán, relatarà anys més tard que va poder escoltar una conversa entre Fidel Castro i Ernesto “Che” Guevara:

Ellos (por Castro y Guevara) dijeron que sólo podían sobrevivir con la ayuda soviética y tendrían que esconder esto de los capitalistas en Cuba…
Fidel dijo: «Tendremos que sobrellevar estas condiciones en Cuba durante cinco o diez años.»
Entonces el Che lo interrumpió: «Si no lo haces en dos o tres años estás acabado.»

La URSS condedí a Cuba un crèdit de 100.000 milions de dòlars, a més de signar tractats per a la compra de sucre i la venda de petroli.

De fet, no serà fins després de la fallida invasió de Bahía de Cochinos de 1961 que Fidel Castro anunciaria públicament que la cubana era una revolució socialista.

A partir d’aquest moment les relacions amb la URSS es faran més estretes i la defensa de Cuba es convertirà en una qüestió de prestigi per a la URSS.

Continua la lectura de Ilurion 14/02/2015 – La guerra freda: la revolució cubana

Ilurion 07/02/2015 – La descolonització: El Marroc i el Sàhara espanyol

Ir a descargar

La zona queconeixem amb el nom del Sahara Occidental (o l’antic Sàhara Espanyol) és una zona relativament poc poblada i al llarg de la història amb poca importància (ni poblacional, ni comercial, ni econòmica, ni estratègica) fins al descobriment d’importants jaciments de fosfats per una banda i de la importància creixent dels drets de pesca en les seves aigües territorials cap a finals del S.XX.

De fet, fins a la introducció del camell a la regió la creixent desertització del desert del Sàhara va causar el pràctic aïllament de la regió.

La introducció del camell, cap al segle III d.C., va suposar una revolució en la ramaderia i en les comunicacions a través del desert, de manera que el territori de l’actual Sàhara Occidental es va convertir en part d’una de les principals rutes de comerç del món, transportant sal i or entre el nord d’Àfrica i l’Àfrica occidental.

Des d’aleshores aquest territori sempre has estat basculant entre el que succeïa al nord, a l’actual Marroc i al sud, a l’actual Senegal.

Continua la lectura de Ilurion 07/02/2015 – La descolonització: El Marroc i el Sàhara espanyol