Arxiu d'etiquetes: Articles

Dossier UE Alternativas Economicas Abril 2014

Todo para los mercados

Con la crisis, el proyecto de construcción europea ha supeditado los intereses de los ciudadanos a los de la banca.

Dossier UE Alternativas Economicas Abril 2014
Dossier UE Alternativas Economicas Abril 2014

Volvemos a ser llamados a las urnas para elegir un nuevo Parlamento Europeo. Unas semanas antes nos bombardearán con mensajes sobre la importancia de participar en la elección de nuestros representantes en la única institución comunitaria de elección directa por parte de los ciudadanos. Apelarán al sentimiento europeo, a la importancia de las decisiones que se toman en Europa, a la necesidad más que nunca de Europa para salir de la crisis. Quizá sea momento, pues, para reflexionar críticamente sobre el papel de la Unión Europea en los últimos años. Continua la lectura de Todo para los mercados

Notas para entender una UE cambiante

Escribo estas líneas en una semana que nos dicen que será crucial para Europa, la UE y para el Euro1. Parece que estamos frente a una “refundación” de la UE y muchos dicen que la UE de los próximos meses y años no se parecerá en nada a la UE que conocemos hasta ahora. Escribir pues un artículo sobre la UE en estas circunstancias podría parecer una misión más propia de la astrología que otra cosa. Sin embargo, aunque muy probablemente veamos renegociar y modificar tratados, instituciones y políticas, deberíamos ser capaces de observar cuales son los rasgos estructurales de la UE y sus grandes tendencias de futuro. Lo que sigue es la presentación de distintos elementos, que espero que puedan servir para analizar y comprender mejor todos los cambios que va a sufrir la UE próximamente.
Continua la lectura de Notas para entender una UE cambiante

Elements fonamentals per entendre el funcionament del capitalisme i les crisis

Aquests text ha estat preparat per a formar part dels materials de suport del curs “La crisi en el capitalisme actual” organitzat pel seminari d’economia crí­tica Taifa.

El capitalisme i les crisis

Malgrat sembla que visquem temps extraordinaris això de la crisi no es nou en el capitalisme. De fet, com anirem veient al llarg del curs, les crisis són recurrents en el capitalisme. Es a dir, crisis n’hi ha hagut sempre en la història del capitalisme i n’hi continuarí  havent mentre continuï existint el sistema capitalista. Fent una mica de memòria, tothom ha sentit a palar de la crisi de 1929 (o el crack de 1929) o mes recentment de la crisi del sud-est asií tic (1997) o de l’explosió de la bombolla de les noves tecnologies als EEUU (2000).
Continua la lectura de Elements fonamentals per entendre el funcionament del capitalisme i les crisis

La precariedad del bienestar

Aquesta article coescrit amb Elena Idoate estí  inclòs en Hay pobres porque hay muy, muy ricos, Informes de economí­a nº4. Seminari d’economia crí­tica Taifa (2007).
PDF (format Informe): La precariedad del bienestar (J. Junyent i E. Idoate)
PDF (format article): La precariedad del bienestar (J. Junyent i E. Idoate)

Introducción: el papel de la protección social

Además de los salarios, que constituyen la principal fuente de ingresos del conjunto de la clase obrera, contamos con una estructura de protección social implementada a través del Estado que permite asegurar un cierto nivel de bienestar. Es lo que llamamos el Estado del bienestar. éste es el resultado de las luchas sociales para establecer medidas de protección ante situaciones en las que los trabajadores sufren un empeoramiento de sus condiciones de vida. Además, se establecen ciertos ví­nculos solidarios para mejorar el reparto de la riqueza y promover la igualdad puesto que las relaciones laborales no aseguran un bienestar suficiente para todo el mundo y de manera justa. Cuando hablamos de protección social nos referirnos a aquellas intervenciones públicas para aliviar las situaciones de enfermedad, invalidez, vejez, supervivencia (viudedad y orfandad), ayuda familiar, paro, vivienda y exclusión social. Aunque todas estas partidas se agrupan bajo el epí­grafe de gasto social la financiación de dicho gasto corresponde a sistemas distintos: las pensiones y el subsidio de desempleo se financian con contribuciones de los trabajadores mientras que las restantes partidas (incluyendo la sanidad) se financian mediante impuestos.

En esta etapa actual de globalización económica y debido a la constante degradación de las condiciones laborales y salariales hay una creciente necesidad de protección social. Sin embargo, desde el terreno polí­tico no solamente se ignora este hecho, sino que además el pensamiento neoliberal dominante está centrando todos sus esfuerzos en desmantelar los derechos sociales. La partida la gana el capital: privatizaciones (encubiertas o a cara descubierta) que generan suculentos beneficios a las empresas privadas del negocio de la salud, la educación y las pensiones, entre otros; y reforzamiento del empleo como única forma de integración social y de obtención de medios de subsistencia, haciendo más dependientes a los trabajadores de los empleos, por precarios que estos sean.
Continua la lectura de La precariedad del bienestar

Quin és el futur de les pensions?

Aquest article fou una demanda de la get de La Fí brica, espai de producció i reproducció d’idees dels Països Catalans. Podeu veure l’article original aquí­: Quin és el futur de les pensions?.
Per cert, la tafanera també se n’ha fet ressò. Moltes grí cies als qui ho heu tafanejat.

Aquesta quinzena la pregunta l’hem adreçada a Joan Junyent Tarrida, que ens respon a “Quin és el futur de les pensions?”. Junyent és membre del seminari d’economia crí­tica Taifa.

Continua la lectura de Quin és el futur de les pensions?

España va bien

Durante los últimos años se ha generalizado la idea que España, la economí­a española va bien. España crece más que sus vecinos europeos, las empresas españolas obtienen los mayores beneficios de su historia y la creciente riqueza de los españoles es la causa de la sólida y creciente demanda interna (consumo de bienes y servicios) y del alce espectacular del precio de la vivienda.

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce y, sin lugar a dudas a algunas Españas no les va nada bien. Mientras los beneficios de las grandes empresas no paran de crecer y sus cotizaciones rebasan máximos históricos constantemente, los salarios se encuentran estancados viendo así­ como su poder adquisitivo no para de caer a causa de una inflación real superior a la “oficial” (al menos para las cestas de la compra de las clases trabajadoras) y por el aumento del coste de la vivienda que empeora dí­a a dí­a con la subida de los tipos de interés que agrava unos ya desorbitados precios iniciales. Incluso los sindicatos (los mayoritarios) han asumido que los salarios deben subir por debajo de la productividad. En otras palabras, que para que nos aumenten un poquito el sueldo, debemos trabajar mucho más (o en términos marxistas, un aumento del plusvalor relativo). Y pobre de quién no acepte estas condiciones pues siempre hay algún otro lugar (llámese Europa del Este, Norte de ífrica, China, etc.) en el que aceptan todas las condiciones de la empresa, por un precio menor y encima sin quejarse.

Como puede decirse que el paí­s, la economí­a, va bien al mismo tiempo que gran parte de la población ve reducido su nivel de bienestar, se ve forzada a trabajar más horas, en situaciones más inestables e irregulares, por unos salarios menores y se ve abocada a un endeudamiento cada vez mayor para intentar no perder el tren del consumo que los medios de comunicación de masas no para de repetir que es la única forma de integración social. Lo cierto, es que cada vez hay más gente que se queda en el anden sin poder comprar el billete, y los que lo consiguen ven como han reducido el número de vagones de 3a y 2a clase y viajan todos hacinados mientras miran con envidia como en los vagones de cabeza abundan el lujo y las comunidades.

Del Tractat de Roma a la Constitució Europea

La Segona Guerra Mundial va deixar una Europa devastada, les pèrdues tant humanes com materials van ser terribles,milers de morts, ciutats destruïdes, misèria generalitzada i estats col·lapsats. Començava, a més, un procés de pèrdua de les colònies a l’í€frica i l’í€sia1. Poc temps després del final de la guerra, (1948), Europa es veuria dividida en dos blocs al voltant de les dues noves potències vencedores. Els països occidentals estarien sota la influència i protecció dels EEUU mentre que el bloc oriental restaria sota la influència soviètica. Europa quedaria així­ dividida2 i deixaria de ser el centre del món tal i com ho havia estat durant els últims 500 anys!

Donades aquestes circumstí ncies, les elits financeres i econòmiques europees van haver de promoure una sèrie de reformes per tal de continuar mantenint el seu domini ja que en molts països els moviments comunistes i socialistes tenien una forta presència i existia el temor de que s’estengués la influència soviètica. A més, el poder polí­tic recau, immediatament després de la guerra, en la majoria de casos, en la socialdemocrí cia que establirí  polí­tiques de tipus keynesií . Així­, es fa possible i necessari un pacte entre treball i capital que donarí  lloc a la creació de l'”Estat del Benestar”.

Seran aquesta necessitat de reconstrucció material d’Europa i el pacte treball-capital el que caracteritzaran el model econòmic Europeu dels vint anys posteriors a la 2GM.

Continua la lectura de Del Tractat de Roma a la Constitució Europea

  1. La pèrdua de les colònies suposarí  la pèrdua de mercats protegits, així­ com de l’extracció de matèries primeres en condicions molt favorables. []
  2. Davant l’inici formal de la Guerra Freda (amb el bloqueig de Berlí­n el 1948), alguns països de l’Europa Occidental creen la Unió Europea Occidental (UEO), per tal de coordinar la seva capacitat de resposta militar davant l’amenaça comunista. La UEO durarí  poc ja que menys d’un any després aquests països s’integraran a la OTAN (1949) cedint la seva autonomia militar als EEUU. Davant d’això, la URSS respondria amb el Pacte de Varsòvia (1951). []

Del pleno empleo a la plena precariedad

Informe 3 ja disponible

Ja ha vist la llum el tercer número de la sèrie Informes de economí­a que publica el Seminari d’Economia Crí­tica Taifa.

En aquesta ocasió centrel el nostre aní lisi en el mercat de treball. L’informe estí  dividit en tres parts. En primer lloc es presenta el marc conceptual en el que es desenvolupen les relacions laborals en l’actualitat, revisant les principals posicions teòriques al respecte. En segon lloc dibuixem l’evolució del mercat laboral espanyol des dels anys setanta del segle XX fins a l’actualitat assenyalant les principals etapes i posant un ènfasi especial en els últims 10-15 anys en els quals s’ha anat susbtituïnt progressivament el problema de l’atur a costa del nou problema de la precarietat laboral. Per últim, dediquem tot un apartata a analitzar la recent reforma laboral del 2006 i , malgrat encara és d’hora per poder evaluar-ne els resultats, intentem explicar les principals novetats així­ com els seus efectes i les seves conseqüències.

Podeu descarregar-lo en format PDF o podeu demanar-ne còpies en paper (al simbòlic preu d’1 euro) a seminaritaifa@seminaritaifa.org o a mi mateix.

PDF: Informe 3. Del pleno empleo a la plena precariedad

El objetivo de este Informe es analizar las lí­neas principales por las que está evolucionando el ámbito del empleo en los últimos años, en el estado español. Sabemos que el capitalismo es un sistema de organización social y económica donde la población está dividida esencialmente en dos clases sociales: los que disponen de un capital para invertir y vivir de sus beneficios, y los que se han de ganar la vida mediante su trabajo.
En el capitalismo es mediante la venta de la fuerza de trabajo de la población que no es propietaria del capital —trabajadores— a los que lo poseen —capitalistas—, como la mayorí­a de las personas obtienen los ingresos necesarios para vivir. Por ello la situación del empleo y su evolución es esencial para evaluar el desarrollo de la vida individual y colectiva de la sociedad.

Índex

PARTE 1: LAS RELACIONES LABORALES AL PRINCIPIO DEL SIGLO XXI

  • Introducción
  • 1.1. Las relaciones laborales al principio del siglo XXI
  • 1.2. La importancia de las posiciones teóricas sobre el mercado de trabajo
  • 1.3. La polí­tica de empleo en la UE

PARTE 2: ALGUNOS RASGOS DEL MERCADO DE TRABAJO EN EL ESTADO ESPAí‘OL

  • 2.1.La polí­tica de empleo en España desde los setenta hasta el nuevo siglo
  • 2.2.La evolución del empleo y la contratación laboral
  • 2.3. El paro y la precariedad

PARTE 3: LA REFORMA LABORAL DE 2006

  • 3.1. Los antecedentes
  • 3.2. La reforma laboral
  • 3.3. El coste de la Reforma laboral
  • 3.4. Una evaluación inicial de la Reforma Laboral

Nacionalizaciones en Bolivia II (cuando el negocio de las pensiones entra en escena)

Segundo episodio del proceso de nacionalización de los recursos hidrocarburí­feros bolivianos.

Esta mañana todos los periódicos españoles llevaban la noticia que los grupos BBVA y Zurich deben entregar al gobierno de Bolivia “a tí­tulo gratuito” las acciones de las empresas petroleras que gestionan. A primera hora de la mañana el vicepresidente del gobierno y ministro de economí­a Pedro Solbes declaraba que la transferencia de dichas acciones sin compensación es inaceptable.

Solbes deberí­a ocuparse un poco más de su trabajo (hoy hemos conocido que el déficit por cuenta corriente ha aumentado un 26,6% en los dos primeros meses del año) en vez de preocuparse de los intereses de una empresa privada de un paí­s que no es el suyo. Curiosamente el alarmismo de Solbes y de la prensa española en general contrasta con la serenidad de las declaraciones de los dirigentes del BBVA1, seguro mucho más informados de las implicaciones del decreto conocido anoche.

Ayer, a través del Decreto Supremo 28711, decreto complementario al artí­culo 6 del Decreto 28701 dictado el 1 de mayo, se exigió a AFP Previsión y Futuro Bolivia, las dos Administradoras de Fondos de Pensiones que operan en el paí­s, filiales bolivianas de los grupos financieros europeos BBVA y Zurich Financial Services respectivamente la entrega al gobierno de Bolivia de las acciones de las empresas petroleras Andina, Chaco y Transredes que integran parte de los fondos de pensiones que dichas instituciones gestionan. La operación se realizará sin que el Estado pague ningún tipo de contrapartida (“a tí­tulo gratuito”) y será, desde entonces, el encargado de su gestión. Si hacemos una lectura atenta y no nos dejamos llevar por lo que podrí­a parecer una violación del sacrosanto derecho a la propiedad, veremos que las acciones que se reclaman no son propiedad de dichos grupos financieros sino que pertenecen al FCC, fondo creado durante el proceso de “capitalización”2 y que pertenece a todos los bolivianos mayores de 21 años en 1995. Dicho fondo es gestionado privadamente por las Administradoras de Fondos de Pensiones. A cambio, y gracias a los beneficios de su gestión, se paga un dividendo vitalicio a todos los bolivianos a partir de los 65 años3. Por lo tanto el decreto de ayer tan solo recupera para el estado boliviano la gestión (por el momento parcial) del Fondo de Capitalización Colectiva por lo cual no se puede calificar esta acción de expropiación porque las acciones cambian de gestor pero no de dueño.
Continua la lectura de Nacionalizaciones en Bolivia II (cuando el negocio de las pensiones entra en escena)

  1. El Periodico de Catalunya: El BBVA treu importí ncia al decret d’expropiació de Bolí­via i diu que l’estudiarí  []
  2. Nombre con el que se conoce al proceso privatizador boliviano []
  3. La esperanza de vida en Bolivia es de 64 años. Fuente: Unicef []

Nacionalizaciones en Bolivia


Estas son algunos comentarios a un articulo de mi buen amigo Juanjo sobre el “proceso de nacionalización” de los recursos hidrocarburí­feros en Bolivia.
Podeis ver el artí­culo original Nacionalizaciones en su blog (Juanjo’s blog).

El Estado ha demostrado ser habitualmente incapaz de llevar a cabo una gestión óptima cuando se encuentra con disponibilidad amplia de recursos, más si cabe cuando existen dudas (justificadas o no) sobre la capacidad técnica de los especialistas estatales.

Tendrí­amos que discutir que entendemos por “gestión óptima”, concepto que obviamente difiere entre una empresa priva y una empresa orientada al beneficio público, pero donde no hay lugar a dudas es en la capacidad del estado de formar a técnicos competentes. Prueba de ello es que casi todas las compañí­as que se dedican a la extracción de gas y/o petroleo son antiguas empresas estatales posteriormente privatizadas. Fue el sector público (español en el caso de Repsol, británico en el caso de BP, etc…) quien tuvo que desarrollar la técnica que hiciera posible la extracción así­ como la formación del personal cualificado.

Tampoco se puede saber si sufrirá la habitual superinflación que suelen contraer los gobiernos que limitan la intervención privada,

No hay ninguna relación directa entre la intervención estatal y la inflación. Aunque aumentar el gasto público (que presupongo que es lo que desea hacer Morales con los ingresos derivados de la “nacionalización”) puede llevar a un aumento de la inflación (al comportar un aumento de la demanda agregada) esto no tiene porque traducirse en hiperinflación. Solo tenemos que recordar que España es el paí­s de la UE con mayor inflación y eso no es precisamente debido al elevado nivel de intervención estatal sino a que es el paí­s europeo que más crece y el crecimiento conlleva inflación.

Aunque supongo que a lo que tu te quieres referir es a los efectos del “mal holandés”.
Si es así­, el hecho que el recurso natural en cuestión (en este caso gas y petroleo) este gestionado por una empresa pública o privada no tiene importancia. Lo importante es como se gestiona la entrada de dinero en el paí­s.

Morales debe buscar el equilibrio en su polí­tica económica,

De nuevo deberí­amos preguntarnos por la definición de equilibrio. Es equilibrado que Repsol obtenga beneficios récord mientras el pueblo boliviano esta sumido en la pobreza? En mi humilde opinión creo que no.
Por otro lado no deja de ser curioso la cantidad de gente que considera a Evo Morales un peligroso “izquierdista”sin que hasta el momento hay hecho nada más allá del seseo de mejorar las condiciones de vida de los bolivianos. Esto me lleva a pensar quizás que el rechazo que provoca Morales en España se debe más a las formas que al contenido. Durante siglos, la clase polí­tica de América Latina habí­a intentado actuar de una forma “occidentalizada”. En los últimos años, por otro lado, estamos viendo en América Latina el nacimiento de una forma autóctona de hacer polí­tica con unas formas que desde una perspectiva “occidental” pueden parecer groseras y populistas pero que cobran sentido en el contexto en que se enmarcan. Y en este sentido es innegable que el nivel de movilización y concienciación polí­tica en Bolivia no tiene precedentes en una sociedad que viví­a al margen de la polí­tica y deberí­amos alegrarnos de ello en vez de dejarnos llevar por nuestros prejuicios sobre como debe ser la polí­tica y nuestro miedo a lo desconocido.

tampoco se puede saber qué van a hacer las naciones que saltarán tras las empresas desposeí­das de sus millonarias inversiones

Es curioso que la misma gente que critica el intervencionismo estatal en Bolivia encuentra “normal” que otros gobiernos intervengan para proteger los intereses de inversores privados. Resulta irónico que después del esperpéntico circo que protagonizaron tanto gobierno como oposición en el caso de la OPA “hostil” de Gas Natural a Endesa se atrevan a dar lecciones a Bolivia de como gestionar su mercado energético.

Tras estos estos 4 comentarios, que Juanjo sabe que no van dirigidos a él si no que son opiniones ámpliamente generalizadas, recomendarí­a a quien quiera que le echara un vistazo al famoso decreto de nacionalizaciones y no se dejara “intoxicar” por las noticias que sirven los medios de comunicación españoles. (No deja de ser curioso que aquí­ en Noruega donde todos los temas relacionados con el petroleo tienen, por razones obvias mucha repercusión, la “nacionalización” boliviana esta pasando casi desapercibida).

No quiero hablar de conspiraciones pero no deberí­a pasar inadvertido a nadie la estrecha relación entre grandes empresas españolas con intereses en América Latina (léase Repsol, Telefónica, Gas Natural…) y los medios de comunicación ya sea con participaciones cruzadas en los grandes grupos mediáticos (algunos de los cuales con intereses propios en la región) o mediante el poder que supone el enorme gasto publicitario de dichas compañí­as.

El Decreto Supremo 28701 es un texto complejo, confuso e incluso presenta algunos artí­culos contradictorios, pero lo que queda muy claro es que no es para alarmarse y que no va a llevar a la ruina a las empresas petroleras y gasistas. Técnicamente los recursos naturales son propiedad del paí­s en el que se encuentran y no de la compañí­a que los explota en régimen de concesión por lo que en este sentido no existe tal nacionalización. En este sentido el tí­tulo del decreto le hace un flaco favor al texto pero debe entenderse en el sentido que en esta nueva renovación de contratos el estado boliviano va a ejercer el poder de negociación que le otorga la propiedad de los recursos y no va a regalar sus recursos naturales al precio que dicten las compañí­as petroleras y gasistas.

Por otro lado el decreto no expropia las instalaciones ni la maquinaria de las empresas que operan en Bolivia. Si bien habla que que tendrán que ser participadas por la empresa pública YPFB no se especifica como se va a llevar a cabo esta participación. El art. 7 num. II prescribe que “se nacionalizan las acciones necesarias para que YPFB controle como mí­nimo el 50% más 1 en las empresas Chaco S.A., Andina S.A., Transredes S.A., Petrobrás Bolivia Refinación S.A. y Compañí­a Logí­stica de Hidrocarburos de Bolivia S.A” . A simple vista podrí­a parecer que YPFB pasarí­a a ser propietaria de dichas empresas pero el texto habla de control y no de propiedad que son cosas distintas.

Se ha dicho que el gobierno boliviano pasará a apropiarse del petroleo y gas producido. Eso no es cierto, aunque se obligará a las empresas extractoras a venderlo en exclusiva a la empresa estatal YPFB a precios regulados (suficientes para cubrir los costes de extracción y amortización de las inversiones). Esta medida, que a muchos les parecerá abusiva y monopolista tiene la intención de controlar la venta “no declarada” de petroleo y gas. Recordemos que hace un mes aproximadamente se abrió una investigación a la filial boliviana de Repsol/YPF por un presunto delito arancelario, es decir, exportar más crudo del que se declaraba. Dado que los impuestos se pagan en función del valor declarado esto equivaldrí­a a “un presunto” (la investigación todaví­a no ha terminado) delito de evasión de impuestos. Dado que la mayor parte de las ventas de hidrocarburos se realizan entre empresas del mismo grupo (ex: Repsol Bolivia a Repsol Argentina) es muy difí­cil controlar estas transacciones fraudulentas. Es en este contexto que debe leerse esta medida adoptada por el gobierno boliviano.

Además el decreto 28701 no prohí­be que las empresas extranjeras puedan seguir explotando los recursos petroleros sino que mantiene la posibilidad que sigan realizando todas las etapas de la cadena productiva.

En el caso boliviano además tenemos que tener en cuenta que la mayor parte de las acciones de las empresas que se pretende “nacionalizar” (Chaco S.A., Andina S.A., Transredes S.A., Petrobrás Bolivia Refinación S.A. y Compañí­a Logí­stica de Hidrocarburos de Bolivia S.A) ya pertenecen al Fondo de Capitalización Colectiva (FCC), una especie de fondo que pertenece a todos los Bolivianos y que se creo en momento de la privatización de muchas empresas públicas con lo que tampoco se perjudica a los actuales propietarios de dichas acciones al garantizarse el pago de BONOSOL (el pago anual que realiza el FCC).

Vemos por tanto que no se trata de una expropiación y nacionalización de bienes de las empresas extranjeras como transmiten los medios de comunicación si no más bien de una renegociación de los contratos que rigen las concesiones para explotar el petroleo y gas bolivianos. Una renegociación en la cual el estado boliviano reclama una mayor parte de los ingresos derivados de la explotación de sus recursos hidrocarburí­feros. Cabe recordar que las empresas petrolí­feras que operan en Bolivia presentan los costos unitarios de producción y de exploración de hidrocarburos (entre estos costes se incluyen los impuestos) más bajos entre 200 empresas analizadas a nivel mundial (Global Upstream Performance Review 2003) por lo que parece justo y razonable que los bolivianos quieran aumentar los beneficios que obtienen de la explotación de sus recursos naturales no renovables.

Más información:

Decreto Supremo N 28701 (PDF)
El decreto confisca acciones del Fondo de Capitalización (larazon.com)
Petroleros y bolivianos (Juan Torres López)
Lo que ganan las transnacionales petroleras en Bolivia (rebelion.org)
Análisis crí­tico del decreto de nacionalización de hidrocarburos (rebelion.org)