Son libres en el sentido de que no tienen que trabajar para una empresa o un capitalista en concreto, pero no pueden escapar del hecho de tener que trabajar para alguien.

Chris Harman – La locura del mercado (1995)