Yo lloré porque no tení­a zapatos hasta que vi un niño que no tení­a pies

Caminante, no hay camino… todo es barrizal

(…)en el ir y venir de bolivarianos hay quien coge sin llorar los trabajos que otros dejaron llorando.

Llegó el desarrollo y nos arrolló

— Graffitis a Quito