Mientras que un dolor de muelas que de pronto cede nos hace sentir en la gloria, los dientes que nunca duelen no nos hacen sentir felicidad.

— Sigmund Freud