De los delitos que por negligencia, carácter u omisión puede cometer un hombre, existe uno imperdonable: no luchar hasta la muerte por ver cumplido su sueño

Ricardo Menéndez Salmón – La filosofí­a en invierno